La elegancia de una mujer


mujer-eleganteNo hay nada más elegante que una mujer. Entre todo lo que nos rodea, ya sea animado o inanimado, es la más bella criatura que pisa nuestro planeta. Sublime, excelsa y fascinante, así podríamos definir a esta obra de arte de la madre naturaleza.

Ayer recibimos la triste noticia del fallecimiento de Manuel Mota, una persona entregada a su causa, admirado por todos y que, sin embargo, se va por la puerta de atrás, dejando muchos corazones rotos y privando al mundo de su creatividad. Todas las mujeres que vistieron en sus bodas trajes de novia con su firma, lloran la pérdida.

Porque las mujeres tienen sentimientos muy profundos. Cualquier detalle, percepción o ilusión puede dejar una marcada huella en la vida de una mujer. Su corazón es muy sensible y es susceptible de ser dañado en cualquier momento. La mujer es una delicada flor que merece ser respetada y contemplada con precaución. No se deben maltratar sus emociones, porque quien hace eso queda señalado para siempre como enemigo.

En sentido emocional es delicada. En sentido físico es hermosa. Uniendo estas dos cualidades, ¿qué sentimientos despierta en quien tenga un mínimo de cariño y amor hacia la raza humana? Todos agradecemos nuestra existencia en este universo a una mujer: nuestra propia madre.

Remontándonos hacia atrás en el tiempo, todos descendemos de la misma mujer, por lo que siempre hay que recordar ese detalle. En todo momento hay que tener presente que nuestra especie depende de ellas.

Por lo tanto, este artículo va dedicado a ellas: las mujeres. Su elegancia intrínseca puede incluso ser incrementada sobremanera en ciertas ocasiones. Una ocasión muy marcada en la vida de una mujer es el enlace matrimonial. Justo en ese momento, la mujer cambia su visión de la vida. Pasa de ser una simple pieza suelta del puzzle universal, a encajar justo en el lugar del universo preparado para ella. Hay un lugar concreto donde cada mujer encaja a la perfección, y solo se trata de buscar ese sitio y encajar tu pieza. Así, el puzzle se va construyendo poco a poco hasta llegar a ser un armonioso y bello mosaico de vida, nuestra sociedad.

Una mujer es elegante cuando se viste de novia. Ahora comprendéis por qué hablé sobre Mota, un hombre cuya vida fue dedicada con esmero a vestir y hacer aún más elegantes a las mujeres. Porque la mujer es novia un día, es “la novia”. En ese día tan marcado, donde todos los ojos miran a la mujer más destacada del banquete, ella desea ser el punto de referencia, el centro de atención, mas no desea ser excesivamente acaparadora, sino que su intención es dejar fluir la situación con naturalidad, porque ella también es natural.

novia-hermosa

Toda novia sabia busca hacer aún más grande su belleza con complementos de novia, bisutería, joyas, peinados, alfileres, tocados y todo tipo de arreglos florales para que sea una simbiosis de elegancia y decoro sin igual.

Tiene todo el derecho del mundo a incorporar cuantos detalles ella desee a su indumentaria, pues solo ese día ocurrirá tal hecho. Y nadie debería dudar de su honestidad, pues el mayor deseo de la mujer es complacer a sus contactos y amistades para que nadie quede descontento en ese día tan especial.

Todo ello sumado da como resultado, una imagen excelsa, una bella estampa: el cuerpo de una mujer, junto con todo su ser interior, acompañado de elementos decorativos que dedican bellos poemas no escritos hacia la figura de la más bella criatura conocida hasta el momento: la mujer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: