La lista de invitados


Novia felizUno de los momentos más delicados cuando te dispones a planificar una boda, es el que ocurre cuando el novio y la novia se juntan para confeccionar la lista de invitados.

Él propondrá una serie de personas para enviar la invitación. Ella hará otras proposiciones distintas. Habrá pocos invitados en los que ambos coincidan de lleno. Pero finalmente todo sale bien.

Casi siempre la lista de invitados crece y crece hasta que llega a dimensiones incontrolables. No es eso preocupante, porque luego se irán reduciendo las personas, porque irán fallando. O los irás borrando tú. “¿Y este qué pinta aquí?”, es una típica frase. “¡Pues bórralo!”, sería la respuesta lógica.

Los familiares, casi por obligación, no pueden faltar. Los amigos más íntimos, también tienen el puesto garantizado. ¿Quiénes pueden salir entonces de la lista inicial? Familiares lejanos, amigos por compromiso, compañeros de trabajo, antiguos conocidos o vecinos… Todas esas personas no se molestarían en absoluto si no los invitas a tu boda. Podrán comprenderlo e incluso es posible que por dentro les haya tranquilizado la noticia. Recuerda que estamos en época de crisis.

¿Termina aquí la cosa? Lamentablemente, no. Luego habrá que hacer encaje de bolillos para ir incorporando a cada invitado en su mesa y que todos estén felices y contentos con su sitio.

Encajar las mesas y los comensales es harto complicado. Deberás armarte de paciencia y ¡no preguntes a nadie! Hazlo como tú creas más conveniente. Porque luego cada uno te trastocará. “Yo no quiero sentarme aquí”, tal vez te digan si les comentas su posición. Debes decirles a todos: “Cuando lleguéis al lugar del banquete, podréis mirar con quién estáis sentados”. Es cruel pero es la mejor manera de hacerlo, porque si no, intentarán manipularte para modificar las mesas. Y eso solo trae quebraderos de cabeza.

Y una novia no desea más quebraderos de cabeza de los estrictamente necesarios.

Las tendencias de boda para el año 2013 están siendo de simplificar y reducir gastos. Es totalmente lógico viendo la que está cayendo. Por eso, no debes asumir más responsabilidades de las necesarias. Haz la lista de invitados. Siéntalos en sus mesas. Y no escuches a los demás.

Bueno, a tu querido futuro esposo sí.

Besitos.

Ana.-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: